Thursday, January 19, 2006

Discurso Patricia Mercado, Los jóvenes

Nuestra casi única posibilidad de crecer: los jóvenes
Patricia Mercado C.


Dentro de diez años, nuestro país contará con treinta y cinco millones de jóvenes. Hoy por hoy se trata del 45% del padrón electoral: este país tiene futuro. Ésta es la buena noticia. Las malas, sin embargo, son: que los jóvenes (quienes menos recursos tienen) asisten a escuelas cada vez más mediocres; que cada vez son más jóvenes los que tienen que ser rechazados en los exámenes de admisión a las universidades públicas por la baja calidad de su preparación en el nivel medio superior; que la guerrilla, el narcotráfico y las bandas fundamentalistas y violentas se multiplican geométricamente gracias a sus jóvenes reclutas. No solo en países como México esto sucede, pues como ahora sabemos los terroristas suicidas en Londres eran jóvenes, no del todo marginados, pero que si compartían el conjunto de frustraciones de muchos jóvenes en todo el mundo. El mismo problema se ve reflejado, según el gobierno Chino, en que la principal causa de muerte entre jóvenes chinos, de entre 15 y 29 años, es el suicidio. Los jóvenes suicidas de Londres y muchos jóvenes chinos, tenían un perfil similar al del asesino de Colosio que tenía 22 años cuando cometió el crimen. Según relata Héctor Aguilar Camin, había ya detrás suyo, un largo camino de frustración y violencia. En muchos sentidos, éste homicida es paradigma de la juventud mexicana: lleno de ambiciones que no tuvo oportunidad de canalizar, sin opciones de crecimiento personal, de aliento para sus ambiciones legítimas, las de un niño que quería comerse al mundo a puños y quien finalmente sólo pudo concretar su gloria con un magnicidio.
Todos los días aparece un nuevo dato que revela el desperdicio del potencial juvenil en México. Y más allá de la indignación, resulta estúpido: esa juventud es en verdad nuestra única ventaja ante el mundo desarrollado. Estos jóvenes viven en familias que no les brindan seguridad. En el seno de sus familias tendrían que haber encontrado un futuro con autoestima, con aliento, con seguridad. La familia es el espacio en el que nacen y se desarrollan los primeros años, el único espacio que tienen. Pero ¿que le ofrecen los adultos a los jóvenes mexicanos sino dolores, miedos, violencias y frustraciones? Poner atención, dinero, políticas, programas, metodología e investigación en las familias mexicanas es de primera importancia. Nos estamos equivocando gravemente al no hacerlo. No es con más cárceles y detenciones que vamos a terminar con la violencia callejera cuando ésta se inicia en casa, en el seno de la familia. Si no detenemos a la violencia desde su génesis, a la larga nos encontraremos con un problema mucho más caro, con un problema que se reproduce a una velocidad a la que ningún estado podrá alcanzar con sus medidas punitivas.

En nuestro presupuesto se destinan partidas de miles de millones para reducir la inseguridad, la delincuencia y el narcotráfico a través de medidas coercitivas: ejercito, policías y cárceles. No hay inversión sin embargo, para apoyar a las familias violentas; para que atiendan la salud de sus adictos, para ayudar a sus discapacitados, para sus viejos, para que todos vayan a la escuela. Tampoco hay inversión ni atención reales para mejorar la calidad de la educación, para proveer de infraestructura con nuevas tecnologías a las escuelas públicas. Si la familia es el primer parte aguas en el desarrollo de un niño, la escuela es el segundo: La escuela debe aportar el conocimiento necesario para que un ser humano que idealmente tendría que venir potenciado de su casa, encuentre qué puede y qué quiere en el futuro de su vida laboral, profesional.
El tercer espacio donde debemos poner atención es el del municipio: su comunidad. Aquí el joven tendría que encontrar la infraestructura y las oportunidades para poner en práctica las capacidades y habilidades que a la larga lo harán crecer, a él y a su comunidad.

En cambio, tenemos familias violentas, escuelas ineficientes, municipios que transforman en migrantes a su mano de obra y a su inteligencia. ¿Por qué? Por falta de visión, por falta de recursos, por atavismos a viejos cacicazgos. ¿Que esperamos que sea de estos jóvenes frustrados en casa, frustrados en la escuela, frustrados en el entorno comunitario?

Ante la aparición de muchachos cada vez más jóvenes en las redes del crimen organizado los caminos propuestos han sido tradicionalmente bajar la edad penal, implementar toques de queda y hacer razzias; esto es: represión. ¿Quizás exista otra alternativa? Por ejemplo, cambiar los paradigmas con respecto a lo verdaderamente importante a la hora de votar un presupuesto público. No estoy diciendo que no sea importante poner atención a las necesidades del corto plazo, pero no podemos seguir apostando todo a esto. Lo que sembremos hoy es lo que vamos a cosechar mañana. Si todo lo gastamos en el ahora, no tendremos futuro. Iremos arrastrados por la marea, sin posibilidad de influir, de trazar por decisión, nuestro destino como país.

Pensemos en estos tres espacios, la familia, la escuela y el municipio, y desde ahí construyamos las políticas públicas, las reformas legislativas y los presupuestos. Hay que comenzar a pensar de otra manera: terminemos con las inercias del discurso político tradicional, lleno de palabrejas sin sentido. La realidad de los jóvenes de ahora está hecha de frustración, desesperación, coraje, tristeza. Un foco rojo más, ¿cuántos más necesitamos para reaccionar? ¿Cuántos nuevos fundamentalismos estamos dispuestos a fermentar?

Artículo Milenio: Jóvenes en México

12 ENERO 2006


LAS CAMPAÑAS Y LOS JOVENES

El gran reto que tienen los candidatos a la presidencia de México, es construir una oferta dirigida a los jóvenes y jóvenes adultos, especialmente en cómo van a mejorar el nivel de competitividad del país para poder crear los espacios necesarios para su desarrollo.


POR DIODORO CARRASCO ALTAMIRANO


Este domingo, con el registro del candidato del PRI ante el IFE tendremos completo el cuadro que competirá, durante los próximos cinco meses, por el voto de los ciudadanos para la presidencia de la república. Termina también, la próxima semana, la tregua pactada con el IFE para dar inicio formal a las campañas político electorales.

La ciudadanía cansada y desgastada por los procesos internos, los pleitos interpartidistas y las largas precampañas quieren ahora conocer cuáles son las propuestas de los partidos y sus candidatos, así como saber quienes integran los equipos de éstos. Ha llegado el momento de las propuestas políticas y sobre todo de las respuestas a los más importantes retos que preocupan a la gente. Son tiempos de definiciones y compromisos.

Los asuntos relacionados con el empleo, la seguridad familiar, los ingresos personales o los grandes temas en torno a la política económica, las reformas pendientes como la fiscal, la energética o la del sistema de pensiones, así como la política hacia el campo en el contexto de los acuerdos de libre comercio, son solo algunos de los asuntos que requieren definiciones claras por parte de los candidatos.

Uno de los grupos poblacionales que más debe ocupar la atención de los aspirantes presidenciales es el de los jóvenes. Estos representan, junto con los jóvenes adultos (18 – 35 años de edad), el 44% de un padrón de 70 millones de electores, equivalente a casi 31 millones de votantes potenciales que sin duda pueden determinar los resultados de la elección de julio próximo.

La situación de los jóvenes y jóvenes adultos, conocidos como la generación XY nacidos dentro de un período que abarca cuatro décadas, tiene características muy similares a los jóvenes españoles conocidos como la generación de los mil euros o mileuristas. Se caracterizan por contar con una licenciatura, hablar mas de un idioma, tener postgrados o diplomados y ganar cuando mucho mil euros al mes. Tienen que compartir el departamento con amigos, no tienen carro del año y en sus posibilidades no está la compra de departamento o casa propia porque apenas les alcanza para vivir.

En el país tenemos a muchos jóvenes profesionistas que trabajan en actividades distintas para las que se prepararon o están francamente subempleados, porque no existen los espacios para que apliquen los conocimientos adquiridos durante su etapa de estudiantes. Cada vez más jóvenes deciden irse al extranjero a trabajar, prácticamente en lo que sea . El otro factor es la fuga de cerebros de México, jóvenes brillantes que quieren investigar, inventar, desarrollar iniciativas pero no encuentran los espacios, las herramientas ni los estímulos para mantenerse en México y terminan en centros de investigación, empresas y universidades de otros países.

El gran reto que tienen los candidatos a la presidencia de México, es construir una oferta dirigida a los jóvenes y jóvenes adultos, especialmente en cómo van a mejorar el nivel de competitividad del país para poder crear los espacios necesarios para su desarrollo. Sobre todo cuando México, lejos de crecer, cae del lugar 48 al lugar 55, del 2004 al 2005, en materia de competitividad.

En consecuencia, el reto consiste en el contenido de las propuestas hacia este segmento de edad, que en realidad tome en cuenta y les explique los cómos a los jóvenes. Sobre todo ante el franco rechazo de éstos hacia los partidos políticos. El 80% de los jóvenes y jóvenes adultos no se identifica con ningún partido político, a todos los ven igual y tienen abierto rechazo hacia ellos. Sin embargo, paradójicamente, su intención de voto es arriba del 60% para estas próximas elecciones.

Hay que buscar mejores vías de acceso y comunicación con los jóvenes. Por ejemplo de los 35 millones de usuarios de conexiones únicas de internet en México el 70% de éstos tiene entre 17 y 35 años, los candidatos y los partidos deben de aprovechar esta vía privilegiada para buscar contacto y comunicación con propuestas mucho más creativas que las que hoy se observan en las páginas de Internet de los candidatos a la presidencia de la república.

Así jóvenes por México a Favor de Felipe Calderón presentan como tema prioritario el empleo y como primer punto la flexibilidad de horarios laborales que permitan combinar el trabajo con los estudios. Los jóvenes de Intégrate con Madrazo presentan siete temas y el primero es procurar empleo para los jóvenes. La Red Nacional de Jóvenes a favor de López Obrador da diez razones para apoyarlo. Nueva Alianza destaca la vigilancia del respeto a la igualdad, la libertad y la dignidad de las personas. Y el partido Alternativa habla de la transformación de sus formas de transmitir producir y aplicar el conocimiento.

Habrá que reflexionar un poco más en qué buscan los jóvenes y como lograr comunicarse mejor con ellos. Lo único claro el día de hoy, es la enorme importancia que éstos tienen en el decisivo proceso electoral de este año. Muy pronto tendremos oportunidad de saber si partidos y candidatos fueron capaces de acercarse a esta generación decisiva en el presente y el futuro del país.

Discurso, Un Compromiso Histórico con la Libertad para conseguir la Justicia

Un compromiso histórico con la libertad para conseguir la justicia



Compañeras y compañeros,

Les agradezco mucho su presencia libre y voluntaria. Es un acicate para mí y un incentivo para todas y todos en Alternativa.

Como señale hace unos momentos y ahora reitero creo en la política que busca edificar una casa común para que juntos la habitemos como dueños soberanos. Una casa común generosa y protectora que acoge a tod@s l@s mexican@s. Que cultiva las diversas iniciativas individuales. Que apoya el ingenio personal. Que fomenta los lazos solidarios. Que reconoce la riqueza en la diversidad. Que valora la elaboración de propósitos comunes.

Porque creo en todo esto y sobretodo en la grandeza de la democracia mexicana hoy he venido aquí, en cumplimiento a la legislación vigente a registrarme como candidata a la Presidencia de la República para el período 2006-2012.

Amigas y amigos,

La política moderna reconoce la tensión entre personas tuteladas y ciudadanos libres. Pero no duda en su opción. Opta por ciudadanas libres de la incertidumbre y la fragmentación. Opta por ciudadanos libres de la frustración y del estigma social. Opta por ciudadanas libres de la desesperanza.
La política moderna rechaza los monopolios y las oligarquías del dinero, del saber o de la fe. Propone competencia y solidaridad como instrumentos para que optemos libremente.
Sobre todo rechaza los monopolios de la verdad. Asume la diversidad. Reconoce en el pluralismo enfoques distintos para plantearse preguntas, para ofrecer respuestas y para implementar soluciones.
Para que el pluralismo no devenga en fragmentación que dañe el tejido social, ni la competencia entronice el reinado salvaje del interés egoísta, ni la solidaridad se transforme en paternalismo insultante; la política moderna debe hacer gobernable la diversidad.

Primero está la reconstrucción de la casa común. La que habitamos pero sobre todo la que queremos habitar y heredar a nuestros hijos y a nuestros nietos.
Para eso, ciudadanas y ciudadanos debemos aceptar que:
1. Somos y queremos seguir siendo mexicanos
2. Queremos oportunidades para progresar
3. Buscamos protección frente al infortunio
4. Demandamos seguridad ante la arbitrariedad y las conductas delictuosas
Este es el piso mínimo de la convivencia que la política debe hacer posible a través del compromiso, la construcción de los acuerdos, el diálogo para entender las razones de los demás.
Ofrezco alcanzar durante mi campaña electoral el compromiso de actores políticos y sociales, nacionales, transfronterizos, regionales y locales, en torno a estos cuatro principios básicos.
A partir que nos reconozcamos habitantes de una misma casa podremos entender mejor y ponderar con libertad las distintas opciones que se nos ofrecen. Como habitantes de una casa en común podremos discrepar en cómo alcanzar esos principios o en cómo definirnos frente a su aplicación práctica.

La política y el poder en México se ejercen aplicando las viejas reglas a una nueva realidad. Esto nos ha llevado, primero, a la fragmentación, y después a una confrontación paralizante.
Para superar la fragmentación y la parálisis, necesitamos nuevas reglas políticas que hagan posible la creación de objetivos comunes. Necesitamos sustituir la ineficacia de un presidencialismo que ya no funciona por un esquema semiparlamentario que valora la diversidad política y la hace gobernable.
Al compartir nuevas reglas, podremos reconstruir la comunidad que hoy está fragmentada. Podremos dejar atrás los falsos consensos que logra el dinero en la política y que corrompen a la democracia. Con ello cumplir con la obligación de la política que es responderle a los ciudadanos, curando la sordera de la clase política para que escuche a la ciudadanía.
La reforma de la política es nuestra principal bandera. Sólo con nuevas reglas y nuevas formas de hacer política, podremos defender lo que somos y queremos ser, podremos aprovechar las oportunidades y cohesionarnos alrededor de la comunidad a la que pertenecemos.

La desigualdad es el tatuaje que marca nuestro pasado y nuestro presente. Es necesario subrayar que ésta es la región más desigual del mundo. Esta desigualdad dificulta enormemente la reducción de la pobreza. Una economía en donde la mayoría de la gente no tiene poder de compra, no puede crecer.
La desigualdad no es sólo de ingresos sino también es:
· Desigualdad en el acceso al capital humano como educación y salud.
· Desigualdad ante la ley
· Desigualdad para influir en las decisiones políticas.
· Desigualdad por razones de sexo, de etnia, de religión, por discapacidad, origen nacional y orientación sexual.
Establecer las condiciones para una auténtica igualdad de oportunidades necesita voluntad de las elites y la acción del conjunto de la sociedad. Ofrezco por esto, presentar durante mi campaña después de consultar a expertos y ciudadanos, a funcionarios públicos, a empresarios y a activistas sociales, una propuesta de largo alcance que combine:
1. Un programa específico de ingreso mínimo ciudadano,
2. Un proyecto renovado de educación de calidad y adiestramiento técnico continuo
3. Acceso universal a la salud de calidad
4. Las propuestas de reformas legislativas que aseguren el impulso a actividades productivas rentables e innovadoras.

Mujeres y hombres libres del estigma social, son los que nos han movido desde nuestros orígenes políticos. Nos identificamos con aquellas personas que han sido excluidas por ser diferentes:
· Por ser viejos o por ser jóvenes
· Por ser mujeres o por ser hombres
· Por ser indígenas o por ser extranjeros
· Por ser homosexuales o por ser lesbianas.
· Por ser de izquierdas o por ser de derechas
· Por ser ricos o por ser pobres.
Ofrezco fomentar la tolerancia con quienes son diferentes y contribuir a eliminar la exclusión social. Necesitamos aprender unos de otros, no solo para convivir sino para construir en conjunto. Reconocer la diversidad no significa fragilidad, es, por el contrario, la base de nuestra fortaleza.
La sociedad mexicana cambió y no podemos permitir que el acceso a los recursos económicos, tecnológicos, sociales y culturales, esté condicionado por nuestro origen, raza, preferencia sexual o manera de pensar. Ofrezco proponer medidas para garantizar la igualdad efectiva en el acceso a:
1. Educación y cultura.
2. A los servicios del estado
3. A los mercados.
4. A la seguridad y a la justicia.
Ofrezcamos como sociedad garantías para que una niña indígena que nace pobre en una región marginada de nuestro país, no tenga el futuro predestinado. Tenemos que garantizar que sea libre para elegir el camino de su vida. Que los estigmas sociales no la puedan frenar, que pueda elegir su educación como parte de la cultura a la que pertenece, que pueda elegir su profesión, que pueda elegir la familia que quiere formar, y que pueda elegir libremente su manera de pensar.

La tarea de reconstruir el futuro va más allá de garantizar la seguridad material de las personas. El objetivo de fondo es dar certidumbre a la diversidad en las formas de vida libre.
Para lograrlo es necesario atacar el principal problema económico que aqueja a nuestro país, la desigualdad que provoca estancamiento económico.
Llevamos más de veinte años sin que nuestra economía crezca a niveles que permitan una vida digna.
Para tomar la senda del crecimiento con equidad, el Estado debe contar con mecanismos que le permitan una efectiva redistribución efectiva de la riqueza.
Para eso, la reforma económica debe basarse en la idea que no hay un solo conjunto de políticas que puedan garantizar el crecimiento sostenido. Ni en el arte ni en la economía es válido el principio totalitario de caminos únicos. Hay una diversidad de instrumentos disponibles dentro de un marco básico de estabilidad económica.
El más eficaz somos nosotras y nosotros mismos. En palabras del gran presidente mexicano Lázaro Cárdenas, “El pueblo de México es poseedor de una gran riqueza: la inteligencia de sus hombres y de sus mujeres. Podemos afirmar que su desarrollo y aprovechamiento es condición sin la cual todo intento de establecer una sociedad más justa resulta vano.”
Un gobierno comprometido con el crecimiento con equidad tiene que dotar al Estado de mayores recursos para incrementar la capacidad de invertir en las personas. Para esto, ofrecemos presentar una propuesta de reforma fiscal integral consensuada entre contribuyentes, expertos, funcionarias, técnicos, empresarias.

La búsqueda de soluciones privadas a problemas públicos es producto de contextos de incertidumbre como los que ahora vivimos. Sin embargo, estas tendencias pueden ser modificadas por el compromiso político.
Es crucial que las reformas, sean éstas de naturaleza económica, social o política, puedan ser reguladas mediante la negociación constante y los acuerdos para hacerlas menos amenazadoras. Es indispensable una base común de entendimiento para operar cambios trascendentales como los que propongo. La gradualidad en las transformaciones es un buen amortiguador para evitar disrupciones producto de las resistencias ante el cambio.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Culminada la transición democrática y abiertos los cauces para la expresión de diversas opciones políticas es responsabilidad de nuestras generaciones consolidar la democracia como forma de vida y como método para dirimir pacíficamente las disputas.
El actual ejercicio de la democracia no produce ni derrotas definitivas ni victorias avasalladoras. Si persistimos en este ejercicio, se podrá generar un acceso más equitativo al ejercicio del poder y con ello mejores mecanismos para atemperar la opulencia y reducir la indigencia.
De ahí que el tiempo de la política es el tiempo de la perspectiva de largo alcance, no de la mezquina cortedad de miras.
El tiempo de la política es el tiempo de las conductas honestas y de la generosa tolerancia, no del espíritu depredador ni del oportunismo desbordado.
Para nosotras en Alternativa, para la izquierda que representamos, el tiempo de la política es también el tiempo del compromiso histórico con la libertad para conseguir la justicia en todos los ámbitos de la vida de las personas.

Compañeras y compañeros,
Durante la campaña electoral llevaré como bandera el proyecto de Alternativa. Un proyecto claramente diferente a las opciones que representan los tres partidos hegemónicos.
Confrontaremos nuestra alternativa con el candidato del PRI que representa a un pasado antidemocrático, plagado de corrupción en la vida pública que deja una pesada herencia, que aun continúa, de manejo discrecional y patrimonial de los recursos públicos..
Confrontaremos nuestra alternativa con el candidato del PAN, embelesado entre el espejismo del poder y la brega eterna que no termina de entender el significado de las luchas de nuestra historia por alcanzar la igualdad y la justicia social, por mantener un estado laico como garantía de convivencia civilizada y respeto a las diferentes creencias y formas de vida.
Confrontaremos nuestra alternativa con el candidato del PRD, que pregona una justicia social por vías que han demostrado una y otra vez ser callejones sin salida porque no asumen la diversidad y porque sustituyen participación por clientelismo.

Aun así me parece claro que las izquierdas mexicanas pueden y deben poder ganar en estas elecciones presidenciales del 2006.
Las preguntas relevantes son cuál izquierda, con qué compromisos y con cuál coalición de fuerzas sociales para gobernar.
Expreso con muchas compañeras y compañeros de ALTERNATIVA y de otras alternativas una sensibilidad que reconoce la diversidad en las izquierdas, que reclama el derecho a la diferencia. Que respeta a las izquierdas partidistas y sociales, parlamentarias y extraparlamentarias. Porque las respetamos, polemizamos y marcamos nuestras diferencias a la luz pública.

Nos reconocemos en la rica tradición del liberalismo mexicano del siglo diecinueve desde Ponciano Arriaga, Benito Juárez, El Nigromante y Guillermo Prieto.
Nos reconocemos en el espíritu feminista de la lucha por el sufragio de las mujeres como Juana Belén.
Nos reconocemos en el pensamiento de izquierda del constructor del México moderno el gran presidente Lázaro Cárdenas.
Abrevamos en el rico legado de la generación del Ateneo: Vicente Lombardo Toledano, Andrés Caso, y Manuel Gómez Morín por mencionar a algunos.
Rememoramos las luchas políticas de comunistas y socialistas mexicanos que se dieron a la intrépida tarea de construir alternativas políticas legales. Ellos, también enfrentaron los obstáculos de un sistema político hermético.
Reconocemos en la generación del 68, en Heberto Castillo, Demetrio Vallejo, Manuel Clouthier, Luis H. Alvarez y Cuauhtemoc Cárdenas a los precursores modernos de nuestra democracia.
Reconocemos en Emiliano Zapata, Francisco Villa, Graciano Sánchez, Ramón Danzós Palomino, Rubén Jaramillo y los valientes luchadores sociales una fuente constante de inspiración y un impulso a colocar los problemas del campo en el centro de la agenda nacional.
Hemos mantenido desde 1985 con las costureras víctimas del temblor, hasta la formación de Diversa; la lucha política por el reconocimiento de los derechos políticos y los derechos laborales de las mujeres y otros grupos que han sido excluidos históricamente.
Nos reconocemos en la participación de Democracia Social en las elecciones del año 2000, organización que logró incorporar a la agenda nacional los nuevos derechos para combatir la pesada carga social de la discriminación.
Continuamos las tareas de México Posible y Fuerza Ciudadana en las elecciones federales del año 2003, como parte de la historia de mujeres y hombres que se han sumado al reclamo de aquellas que no quieren mantener su vida predestinada por su condición reproductiva.
Este recorrido con diversas expresiones, con diferentes sensibilidades y distintas formas de participación política ha estado inspirado en el despliegue de una alternativa de izquierda moderna.
Reconocemos nuestra simpatía política con los gobiernos de Luiz Ignacio Lula da Silva en Brasil, Tabaré Vasquez en Uruguay y sobretodo Ricardo Lagos en Chile y José Luis Rodriguez Zapatero en España por su serenidad y talante democrático. Y desde aquí hago votos para que pronto tengamos en Chile una mujer presidenta, Michelle Bachelet que será precursora de muchas otras que esperamos dirigir nuestro país.

Amigas, amigos
Somos una izquierda de cara al futuro que reconoce sus errores, los rectifica pero no se paraliza.
Nos diferenciamos de algunas izquierdas del pasado que subestimaron la democracia y olvidaron la libertad con el argumento que construirían primero la justicia. No lograron ni uno ni otro porque la justicia es una acto libre que conquistan ciudadanos libres.
Nos diferenciamos de algunas izquierdas del presente encantadas con el espejismo del poder, que ayer pregonaban que cualquier método era válido para acceder al poder o para mantenerse en él y hoy menosprecian la ética pública en aras del pragmatismo.
Somos una izquierda realista que cree en la libertad para conseguir la justicia, que cree en la deliberación para construir consensos, que cree en la legalidad para transformarse junto con la sociedad.
Somos una izquierda que valora el carácter ejemplar de la moral pública basada en la honestidad, en la transparencia, en el combate a la impunidad y en el cumplimiento a la palabra empeñada y al compromiso adquirido.
Somos una izquierda de cara al futuro no porque seamos mejores o peores que las otras izquierdas sino porque escuchamos a las ciudadanas y a los ciudadanos. Porque nos presentamos como seres humanos con errores y aciertos. Porque tendremos el valor de rectificar equivocaciones y el coraje de tomar decisiones difíciles.
Porque entendemos la política como un continuo proceso de aprendizaje ciudadano nos comprometemos a articular con los otros poderes constitucionales un Estado responsable y con respuestas.
Hoy, frente Uds compañeras y compañeros, en la certidumbre de la responsabilidad política que asumo, con la inspiración de las personalidades que he evocado y el apoyo de mi esposo y mis hijos, l@s convoco para que junt@s sin aspavimentos ni grandilocuencia, sin arrogancia pero con firmeza, llamando a las cosas por su nombre y asumiendo las restricciones que siempre existen en toda actividad humana:
Recorramos el país tejiendo un compromiso histórico para hacernos merecedoras al máximo encargo que sus conciudadanos le pueden otorgar a una mexicana y a una nueva generación que se expresa con ella. El alto honor de gobernar las iniciativas y los esfuerzos de la sociedad en pos de su seguridad y su progreso. Contigo, con Uds, con nosotras y nosotros en el centro.